miércoles, 9 de julio de 2008

Paciente Postrado


SEMINARIO PACIENTE POSTRADO


El paciente postrado llamado también dependiente severo, es aquel que requiere de apoyo, guía y supervisión total en Actividades de la Vida Diaria. El grado o clasificación de la dependencia se basa en la aplicación del índice de Katz

De acuerdo a estudios internacionales y a datos no publicados nacionales, la prevalencia de discapacidad severa o postración en población menor de 60 años es de un 0,3% y en la población mayor de 60 años es de 4%.

Se presentó un caso clínico donde el paciente postrado por un ACV hace dos años, cuidado por su familia, ( esposa, 2 hijos), mayoritariamente por esposa e hijo de 15 años. En la comuna X, en contacto con CESFAM. Se menciona que antes del ACV era ingeniero, llevaba una vida activa y era el sustento del hogar. Actualmente su esposa e hijo deben trabajar para sustentar sus gastos.

Él presenta paresia fascio-braquio-crural, usa pañales, no se puede movilizar, sin actividad sexual ni recreativa. Lee diariamente y participa activamente en la educación de sus hijos. Ingresa al servicio de medicina para el tratamiento de una afección respiratoria.

Frente a esto se presentan dilemas éticos y bioéticos.

Sentido de vida en el paciente postrado, necesidades emocionales en el paciente postrado, derechos del paciente, sobrecarga del cuidador.

Es necesario como futuros profesionales del área de la salud brindarle al paciente una atención integral, sin ningún tipo de discriminación.

El paciente postrado tiene derecho a ser atendido y recibir cuidados de salud como cualquier enfermo, se le debe ayudar en general a realizar ciertas actividades que su condición lo permita, promover las capacidades que tiene en este caso el paciente postrado, fomentando su autoestima, apoyarlo en los momentos de crisis, y comprender que a veces lo que más necesita es una persona amiga que lo escuche.

Es importante hablar con la familia, ya que su cuidado va a prevenir complicaciones que podrían presentarse en el futuro. Por eso parte de nuestro rol es capacitar a los cuidadores, ya sea en el traslado, movimiento, ejercicios que podrían realizar con el paciente para ayudarle a mantenerse físicamente y no caer en la dependencia total, dependiendo de cada caso.

Explicar que es fundamental evitar culpar al paciente por la situación actual a la que se tiene que adaptar la familia, intentar recalcar aspectos positivos, evitando reiterar o poner énfasis en los aspectos negativos de su condición.

Como profesionales dedicados al cuidado de los pacientes, debemos asumir que no porque un paciente implique más trabajo que otro vamos a dejar de brindarle cuidados de calidad integral y trato digno, es necesario contar con personal y recursos para poder llevar esto a cabo.

Es importante realizar una correcta y adecuada planificación de las visitas domiciliarias que necesiten ser llevadas a cabo, con el fin de que sean productivas y articular redes sociales que puedan satisfacer necesidades del paciente.